BITÁCORA DE UN NÁUFRAGO INDIGNADO



Desde una isla casi desierta, un Robinson en el océano de la globalización. Atento/conectado/indignado veo pasar el mundo nada indiferente. Una verbena, un gran guiñol, un despropósito… Mas no puedo huir del sinsentido; estoy enganchado al destino de los demasiado humanos. Estoy condenado a pensar el mundo y verterlo en palabras y lanzarlo al mar en botellas de ceros y unos.



Etiquetas

martes, 15 de abril de 2008

LA SANTA TRANSICIÓN

Aquí enterramos muchas cosas con el sudario juvenil de la Santa Transición. La izquierda cedió generosamente y la derecha se abonó al olvido cómplice de los fantasmas franquistas. Calles con nombres de carniceros, martirologio fascista exhibido sin pudor (y bendecido por las púrpuras), yugos y flechas, aguiluchos de San Juan, hasta estatuas del dictador… Monarquía colaboracionista con la dictadura reconvertida en salvadora de la democracia. Miles de republicanos ejecutados yaciendo en fosas olvidadas o ignotas. Moderación exaltada que propicia el velo del olvido. Modelo de ponderación, modelo de desmemoria. Vivimos en un país amnésico, donde un partido de gobierno no ha digerido un pasado de connivencia con el terror. ¿Es posible imaginar una CDU que no condene tajantemente el nazismo? En tierras germanas hubo borrón y cuenta nueva, aquí continuidad travestida, epidemia de amnesia. Los mismos perros con distintos collares (democráticos). Los mismos especuladores, la misma intolerancia, el trasnochado peso secular de la clericalla, los mismos vocingleros arrogantes. Todo cambió para que todo siguiera igual.

QUI PRODEST?



La Expo del Agua se anuncia a bombo y platillo. Sus responsables auguran lluvia de maná sobre esta ciudad “olvidada” en forma de infraestructuras, comunicaciones y equipamientos. Lo costea papá Estado. Ya era hora. Si el precio a pagar para que de una vez Madrid se acuerde de este secarral es soportar una Expo durante seis meses, podemos sobrellevarlo. Pero, ojo, la factura es importante. Los zaragozanos no debemos extender un cheque en blanco a los responsables del tinglado. Es dinero público y las inversiones deben encaminarse hacia la funcionalidad y perdurabilidad. Sabemos que estos eventos tienen una inevitable dimensión espectacular y efímera, pero hay que poner más énfasis en el futuro. Si no se cumplirá ese aforismo popular de “pan para hoy…”.
Y luego viene la pregunta ineludible: Qui prodest? Los montajes de esta dimensión acaban convocando a carroñeros, especuladores, caraduras y aprovechados. Y algunos políticos tienen la tentación de imitarlos… sacando réditos políticos… y económicos. Hay mucha jurisprudencia al respecto…Sin duda los beneficiarios principales de la Expo 2008 deben ser los ciudadanos, los zaragozanos en primer lugar. Por eso las cuentas tienen que ser cristalinas, todavía más los procesos, porque precisamente ahí es donde se tienden las trampas… Por eso activo la anterior pregunta latina, ¿a quién benefician las informaciones privilegiadas sobre los trazados de los cinturones de ronda que han propiciado compras de terrenos adyacentes? Qui prodest? ¿Qué empresas se han posicionado ventajosamente ante oportunidades de negocio relacionadas con las actividades Expo? Lo inquietante es que algunas informaciones apuntan hacia los despachos del poder… Por eso, celebrando las mejoras que acarreará la Expo del Agua, los ciudadanos también queremos saber y exigimos transparencia.

viernes, 29 de febrero de 2008

UN MUNDO PLAY STATION PARA MARIANO RAJOY



Los filósofos no se ponen de acuerdo a la hora de dictaminar eso que ellos denominan “lo real” y que llamamos “realidad” la gente de la calle. La percepción sensorial es un proceso harto complejo, pero si a eso añadimos la vertiente intelectiva del homo sapiens la complejidad se hace exponencial. De ahí la impotencia histórica a la hora de consensuar un universo de percepción unitaria, homologada y las cotidianas alusiones a la “subjetividad”, al punto de vista personal, etc. Enterrado el último mito de la objetividad positivista, la posmodernidad ha reconocido la limitación de nuestros mecanismos gnoseológicos para convertir lo real en múltiples realidades pensadas.
Pero una cosa es eso y otra muy distinta no mantener un cierto rigor a la hora de interpretar los acontecimientos que se suceden en nuestro exterior. Para ello las ciencias han organizado sus respectivos dispositivos hermenéuticos y también las profesiones han establecido unos criterios deontológicos rigurosos.
Pero lo que se da por supuesto en otros campos de la sociedad, en la res publica parece especialmente difícil de encontrar en el Ruedo Ibérico. Nuestros políticos, escudados en su aforamiento democrático, pugnan por lanzar sus relatos sin afán de contraste y sólo al servicio de sus intereses partidistas. Esto, que es extensible a casi toda la casta electa, llega en el ámbito de la derecha española a cotas delirantes. El PP, impelido por unos resultados electorales del 2004 nunca asumidos, ha estado durante toda la legislatura lanzando bulos, urdiendo conspiraciones y haciendo palidecer a la mítica “Antoñita la Fantástica”. Para ello ha contado con la inestimable colaboración de destacados partidarios del llamado “periodismo de investigación”, que tras numerosos fiascos podríamos mejor denominar mala literatura del género conspiratorio.
La derecha se ha querido inspirar en las exitosa campañas de los storytellers que han asesorado con éxito a los republicanos en Estados Unidos (conseguir la reelección de un oligofrénico es todo un récord de mercadotecnia política), pero ha traspasado los límites de la verosimilitud de manera grosera e insultante el espectador inteligente. Una cosa es extraer historias a partir de los acontecimientos políticos y otra muy distinta inventarse hasta los propios sucesos de partida. La derecha ibérica, convencida de sus seculares derechos a ostentar el poder, quiere acabar con este nuevo, injustificado “paréntesis socialista” como sea. Si para eso hay que “cambiar la realidad”, se cambia. ¡Eso es lo que hizo Franco en 1936!
El autoproclamado “centro derecha” hispano es como un niño al que como no le gusta la realidad y se inventa otra virtual desde su play station. Pero lo grave no es ese ejercicio de solipsismo virtual, sino la pretensión de imponer a todos el lúdico delirio. Por eso los “cuentos virtuales” de la derecha no se presentan como historias sugestivas, seductoras, como la de los storytellers neocom, sino como algo verdadero, incuestionable y esencial, que para eso son católicos y tienen la razón secular y económica de su parte. Yo quiero pensar que los españoles somos ciudadanos inteligentes y maduros y que nos gusta contrastar los datos exteriores con nuestra personal play station. Pero esto lo comprobaremos el próximo 4 de marzo.

jueves, 28 de febrero de 2008

UNO DE LOS NUESTROS

En Aragón todo encaja, siempre y cuando permitan los que organizan el juego que cualquier cosa encaje. Ni una mosca levanta el vuelo sin su consentimiento. Es un senado oficioso, que no oficial, integrado por los patricios de las cajas de ahorro, El Adelantado de Aragón, las “cinco familias” y los gobiernos de turno, a los que siempre hacen creer que van a decidir más de lo que podrán. Pero hay otros, que aunque no se vistan de patricios, forman parte de semejante sanedrín. Y aquí entra en juego CAEL (Cooperativa Aragonesa de Ediciones Libres). Es la empresa a la que le debemos no perdernos por la región, gracias a sus exhaustivos mapas y rutas PR/GR por ella señalizadas. Esta empresa púbica participada, que acapara buena parte de las publicaciones y ediciones licitadas por el gobierno autónomo, se presenta como la joya de la corona aragonesa que otros reinos y territorios debieran imitar… Armonía de lo público y lo privado, compromiso con lo nuestro…

Su director, Anchel Orós, había sido un prominente militante de la extrema izquierda oscense, amigo de la cúpula socialista, que supo aprovechar sus contactos. No tiene una formación relevante en el campo editorial, sí olfato y habilidad política. Siempre mantiene cierta liturgia gauchiste, con toque popular aragonés. Viste con vaqueros, zapatillas deportivas o sandalias, trataba al interlocutor de manera muy campechana. Si se tercia, no dudará en trasladar la “charrada” con los clientes abducidos a los restaurantes de la era resistente (Casa Emilio) o ante una copiosa fuente de huevos fritos con chorizo que servía en un comedor de estilo rústico habilitado en la sede de la empresa. Aragonesista convencido, se rodeó de un equipo de ches (Chabieres, Chesuses, Chusés…) que, no obstante, estaban inmunizados ante el virus político de esa letra compuesta (Chunta Aragonesista). Había optado por priorizar la fabla jacetana en la terminología topográfica de los mapas editados, en un intento de normalización que no gustaba a los usuarios de dialectos orientales de influencia catalana. Fue sonada la bronca que se montó en La puebla de Castro cuando se rotuló la Fuen de Terrés, en lugar de la Font del topónimo ribagorzano… Pero desde la presidencia estos deslices se veían como “cosas del Anchel”, un tipo simpático, ocurrente, un auténtico “somarda”, uno de los nuestros…



MADRE EXPO QUE CAES DE LOS CIELOS